MONCHO ALPUENTE

Con su habitual agudeza y desparpajo, Moncho nos ofrece un hermoso relato con reflejos melancólicos de su infancia madrileña, trufada de algún que otro miedo inaprensible felizmente superado con la ayuda de la radio.