MARIO VARGAS LLOSA

Que un premio Nobel y Cervantes acceda a que publiquemos un texto suyo sobre la fascinante novela de Stevenson ya indica un talante muy particular. Nosotros, entusiastas seguidores de su literatura, sólo podemos agradecérselo.