ALEJANDRO JODOROWSKY

Pocos tan proteicos e inclasificables como Alejandro. Siempre ocupado en mil proyectos, sacó tiempo de donde no lo tenía para enviarnos este relato con aromas orientales. Una joya inapreciable que parece una más de las fábulas de Stevenson. 

 

Para más información contactar con contacta@graphiclassic.es